El Gobierno prevé otros 5.000 MW de termosolar en España

El Gobierno prevé otros 5.000 MW de termosolar en España

El Plan Nacional de Energía y Clima que el Ejecutivo de Pedro Sánchez tiene que enviar a Bruselas en los próximos días contempla instalar otros 5.000 MW de termosolar hasta 2030.
El Ministerio para la Transición Ecológica ya tiene definido el ‘mix’ energético que prevé que tendrá España en 2030. El Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC), que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene que enviar a la Comisión Europea en los próximos días, contempla la introducción de 5.000 megavatios (MW) nuevos para generación eléctrica con infraestructura termosolar en la próxima década, según fuentes próximas al Ejecutivo.

Esto supone triplicar la potencia que actualmente hay instalada en España. Los 2.300 MW que hay en territorio nacional se desarrollaron fundamentalmente al calor de las primas definidas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008. Además, se prevé que se incluyan 27.000 MW nuevos de fotovoltaica, la tecnología renovable que más interés está despertando actualmente.

El ‘boom’ termosolar (España es el país del mundo con más potencia de esta tecnología, con casi el 90% del total) terminó cuando se suprimieron y rebajaron las subvenciones, con lo que desde 2013 no hay ningún proyecto nuevo. Es más, en las últimas subastas celebradas por el Gobierno en 2017 no se adjudicó nada de termosolar, ya que tanto la fotovoltaica y como la eólica ofrecen precios de generación algo por encima de los 30 euros el megavatio hora, mientras los proyectos más competitivos de termosolar, que se están desarrollando en Emiratos Árabes actualmente, rondan los 75 euros el MWh.

El presidente de la asociación Protermosolar, Luis Crespo, que defiende los intereses de esta tecnología, admite que ahora mismo no tendría sentido realizar subastas para introducir nueva termosolar. Sin embargo, cree que quizás a mediados de década, cuando se vayan cerrando las nucleares, el carbón y los ciclos combinados de gas, sean necesarias más plantas de termosolar para asegurar el suministro (que no haya cortes). Aunque a 2030 sigue dandole un coste 20 euros más alto que fotovoltaica y 11 euros más que la eólica, estima que podrían llegar a instalarse hasta 20.000 MW, una cantidad muy superior a los 5.000 MW que prevé el Gobierno.
Esta tecnología, a diferencia de la fotovoltaica y la eólica, logra producir las 24 horas del día si cuenta con acumulación, lo que le confiere la capacidad de dar respaldo al sistema eléctrico, algo que no logran las otras renovables que por precio son mucho más competitivas. Las termosolares calientan unas sales o gas que permiten producir electricidad en las horas que no hay luz. Sin embargo, esto requiere una operación más compleja y costosa para el sistema, al margen de los posibles perjuicios medioambientales que puede causar por el riesgo de filtrado de líquidos contaminantes o el uso de gas y sus consecuentes emisiones.

5.000 MW nuevos de termosolar, al nivel de madurez de esta tecnología, supondrían un gasto adicional para el sistema al año de 1.100 millones de euros, según un experto en el sistema eléctrico, que tendrían que salir de la factura de la luz que pagan los consumidores españoles. Sin embargo, esta tecnología emite mucho más CO2, lo que complica el cumplimiento de los objetivos de descarbonización comprometidos con la Comisión Europea.
Sea como fuere, España es un país con un elevado ‘know how’ en el desarrollo de plantas termosolares. Compañías como Acciona, Abengoa, Cobra (Grupo ACS), TSK o Sener están en los proyectos más destacados a nivel mundial. La Agencia Internacional de la Energía prevé que la termosolar crezca en China, Marruecos, Sudáfrica, Medio Oriente, Australia y Chile.

De hecho, Abengoa, que estuvo presidida por el actual secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, entre 2015 y 2016, es de las empresas que más han impulsado la tecnología termosolar a nivel mundial. El propio Domínguez Abascal confirmó esta misma semana, en un encuentro privado, que el PNIEC contempla nueva generación termosolar para el ‘mix’ de producción eléctrica español. Este contendrá un 40% de consumo de energía final de origen renovable, y un 70% de la generación eléctrica también será de origen verde en 2030, tal y como detalló la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, esta misma semana. El próximo viernes, en una semana, llevará el PNIEC al Consejo de Ministros.

Pese a la destacada posición termosolar de Abengoa, la multinacional que estuvo a punto de protagonizar la mayor quiebra en España ya no es propietaria de los activos que poseía en el pasado, que fueron transmitidos a Atlantica Yield. Actualmente, Brookfield y Contourglobal, dos fondos extranjeros, son los principales propietarios de plantas termosolares en España que en su día desarrollaron Cobra (Florentino Pérez) y Acciona (la familia Entrecanales).

Juan Cruz Peña
elconfidencial.com