El Departamento de Energía de los Estados Unidos (DE) ha concedido al promotor de energía solar de concentración Heliogen 39 millones de dólares para construir y gestionar una central CSP de 5 MW con ciclo de potencia de CO2 supercrítico (sCO2) y almacenamiento de energía térmica. Heliogen asignará 31,1 millones de dólares al proyecto, según anunció el DE el 12 de noviembre.

El proyecto incluirá un campo de helióstatos de reciente construcción y actuará como central de demostración del ciclo de energía y el sistema de almacenamiento de sCO2 integrado. La central limitará la temperatura de entrada de la turbina a 600 °C para poder utilizar las aleaciones de acero inoxidable que se encuentran ampliamente disponibles.

El promotor estadounidense Heliogen utiliza la calibración autónoma de los helióstatos para aumentar la precisión solar en el receptor y para hacer frente a las temperaturas extremas. (Imagen cortesía de: Heliogen)

“Este proyecto generará datos operacionales reales de un ciclo de energía de CO2 impulsado por el almacenamiento de energía térmica, a fin de permitir la adopción comercial de esta novedosa tecnología”, dijo el DE.

La empresa emergente californiana Heliogen ha desarrollado un sistema de helióstatos autónomos que utiliza cámaras y un software avanzado de visualización por ordenador para alinear los helióstatos con mayor precisión y aumentar la eficiencia solar. Las pruebas han demostrado que el incremento en la precisión puede propiciar temperaturas superiores a los 1000 °C, según aseguró la empresa en noviembre de 2019.

Varios equipos de investigación de ámbito mundial están desarrollando nuevos diseños de CSP de alta temperatura para aumentar la eficiencia de la conversión de energía y reducir así los costes.

Las centrales de torre CSP utilizan sales fundidas como medio de transferencia de calor (HTM, por sus siglas en inglés), con lo cual las temperaturas de funcionamiento se limitan a 565 °C.

El año pasado, los ingenieros de General Electric (GE) y del Instituto de Investigación del Suroeste (SWRI) completaron la fase de pruebas de la turbina de CO2 supercrítico de mayor temperatura del mundo.

La turbina de 10 MW, que funciona a unos 700 ºC, produjo una eficiencia térmica de casi el 50 %, muy superior al valor de entre el 35 y el 40 % logrado por los sistemas convencionales de CSP.

Reuters Events

Traducido por Vicente Abella