La termosolar Cerro Dominador comenzará a operar a fines de este año, momento en el cual podrían comenzar a emitir estos instrumentos.

El coronavirus ha impactado los planes de inversión de todas las empresas. Sin embargo, hay algunas que continúan avanzando. Tal es el caso del proyecto Cerro Dominador, la primera planta termosolar en América Latina, que de acuerdo con su CEO, Fernando González, ha debido ajustar su calendario de operación.

Aquello no solo por la llegada de la pandemia del coronavirus, sino también por el incendio que afectó su torre principal en noviembre de 2019. A pesar de no tener mayores consecuencias en términos físicos, sí se tradujo en un impacto en cuanto al tiempo que supone construir un equipo de esa envergadura: “Eso fue lo que nos afectó principalmente. Estamos esperando poder comenzar las operaciones hacia fines de este año”.
En medio de un escenario en que el Banco Central realiza proyecciones de contracción históricas para la economía en Chile, el CEO de la iniciativa comentó en PAUTA Bloomberg, de Radio PAUTA, que la caída en la demanda tiene consecuencias principalmente en el área de infraestructura, sobre todo en “estos que requieren una inversión importante al principio”.

“Pero lo más importante es que nuestro proyecto está totalmente financiado, está listo para concluir la etapa de puesta en servicio y comenzar operaciones. Esto son inversiones a largo plazo, y cuando haces este tipo de proyectos sabes que cuando haces una inversión de 15, 20 o 30 años hay momentos buenos y momentos malos”, señaló.

https://pbs.twimg.com/media/EajQS_dX0AA4muh?format=jpg&name=small

Para poder almacenar energía limpia, Cerro Dominador contempla un proceso que consiste en calentar sales, las cuales deben mantener a una determinada temperatura. Esto, explicó González, comenzó en diciembre y “la preocupación en este momento es mantener activa la planta, avanzar con la puesta en servicio, pero no podemos hacer que las sales bajen de temperatura, porque se solidifican”.

“Fue un proceso largo”. La semana pasada la termoeléctrica completó su registro en el Verified Carbon Standard (VCS), lo cual le permitirá poder comercializar bonos de carbono una vez que comience con su funcionamiento a fines de 2020.
La importancia de esto radica en que “así como el país tiene la meta de carbono neutralidad, hay muchas empresas que también quieren ser carbono neutral, pero que por el tipo de proceso que tienen no pueden dejar de emitir. Esto lo que les permite es que una empresa que no puede reducir sus emisiones, pueda compensarlas con estos bonos”.

“Lo que se hace es decir cuánta energía limpia se generó, cuántas toneladas de CO2 desplazó, y una vez que eso se certifica, ese es el bono que se puede transar”, añadió.

El proyecto termosolar de Cerro Dominador en la Región de Antofagasta podría no ser el único de este tipo. En octubre del año pasado el grupo adquirió los derechos de la iniciativa Likana Solar, la cual cuenta con su Declaración de Impacto Ambiental (DIA) al día. En un comienzo, el plan era impulsar la iniciativa tras participar en la licitación eléctrica de este año. Sin embargo, según Fernández, actualmente se buscan contratos con grandes compañías que buscan contar con energía solar las 24 horas.

“(Estamos) trabajando con diferentes proveedores para lograr precios que nos permitan competir a nivel local y lo estamos logrando, y estamos trabajando para conseguir contratos”. Junto con ello, destacó el acuerdo logrado con Copec para el suministro de sus estaciones de servicio: “Creemos que eso es el primer paso para poder desarrollar e implementar más plantas como esta”.

pauta.cl