La Junta considera que la subasta de energías renovables perjudica a Extremadura

El consejero de Economía e Infraestructuras de la Junta de Extremadura, José Luis Navarro, ha mostrado, durante su intervención en la ponencia inaugural del congreso Expoenergea, su preocupación ante la próxima subasta de energías renovables, por el posible intento del Gobierno de España de favorecer a la energía eólica frente a la fotovoltaica, la de mayor potencial en la región, por lo que ha asegurado que “estaremos muy pendientes de que no se perjudique a Extremadura”.

“En el último borrador que ha distribuido el Ministerio de Energía, se contempla que, en caso de empate en las ofertas económicas, tendrán preferencia los proyectos eólicos frente a los fotovoltaicos”. A juicio del consejero, “este criterio no tiene fundamento técnico, pues la energía fotovoltaica se produce cuando más la necesita el sistema eléctrico nacional”.

El consejero ha manifestado que el desarrollo de las energías renovables es uno de los ejes del “Acuerdo para la Construcción de una Estrategia Verde y Circular para Extremadura 2030”, firmado hoy en Cáceres, y que conecta ‘perfectamente’ con el paquete de medidas en materia de energía propuesto por la Comisión Europea para el periodo 2021-2030.

En este sentido, señala que el paquete legislativo propuesto por la Comisión, ‘Energía Limpia para todos los ciudadanos europeos: desbloquear el potencial de crecimiento de Europa’, favorecerá el desbloqueo de las renovables en España, porque los objetivos son que Europa lidere mundialmente las energías renovables, dar prioridad a la eficiencia energética y ofrecer un trato justo a los consumidores, especialmente a los más vulnerables.

Con las medidas propuestas por la Comisión se pretende movilizar en Europa hasta 177.000 millones de euros de inversión pública y privada a partir de 2021, lo que puede generar un aumento de hasta un 1% del PIB durante la próxima década y crear 900.000 empleos nuevos.

No obstante, para Navarro el paquete de medidas es poco ambicioso en cuanto a la aportación del 27% de energía limpia en 2030. “Si queremos llegar a la descarbonización total en 2050, el 27% en 2030 es absolutamente insuficiente”. Considera así mismo que “no afronta el cambio del mercado eléctrico, que debería dar prioridad de acceso a las pequeñas instalaciones de energías renovables y aportar mayor seguridad jurídica”.

José Luis Navarro ha añadido que Extremadura está preparada para abordar la transición energética hacia una energía limpia, puesto que ya genera el 65% de su demanda de electricidad solo con energía solar, fotovoltaica y termosolar, y “superamos la demanda total de electricidad con el conjunto de todas las tecnologías renovables”.

Asimismo ha comentado que, “tras la moratoria para las energías renovables decidida por el gobierno de Rajoy en 2012, que nos ha hecho perder cinco años, se están comenzando a recibir proyectos fotovoltaicos muy competitivos, por parte de promotores solventes que muestran su interés por desarrollarlos en Extremadura”.