TSK, referencia en termosolar

TSK, referencia en termosolar

TSK es sinónimo de internacionalización. Buena prueba de ello es la ejecución de proyectos en más de 50 países de esta ingeniería nacida en 1986. Durante estos últimos años ha desarrollado proyectos de referencia internacional y actualmente se encuentra en fase de construcción de, por ejemplo, la planta geotérmica que ejecuta en Los Azufres (México), donde la Comisión Federal de Electricidad (CFE) adjudicó a TSK la creación de la segunda fase de este campo por más de 50 millones de euros. La central, ubicada en la provincia de Michoacán, producirá, a partir de un turbo generador de vapor geotérmico, 25 megavatios de potencia y tendrá una generación media anual de 200 gigavatios hora.

TSK-Energy-Solutions

Otro proyecto destacado de la ingeniería fundada por Sabino García Vallina es la central termosolar de Ashalim, la mayor de estas características que existe en Israel y que aporta el 1% de las necesidades de electricidad del país. La planta se extiende a lo largo de casi 400 hectáreas y la previsión es que permanezca en funcionamiento hasta 2043, cuando pasará a manos del Estado. Consta de cuatro proyectos: dos fotovoltaicos que producen 70 megavatios y otros dos termosolares que generan 110 cada uno.

También es significativa la participación de TSK en el mayor complejo renovable de Kuwait, donde ha diseñado y construido la primera planta solar del país, dividida en una planta termosolar de 50 megavatios y una planta fotovoltaica de 10 megavatios, dentro del Parque de Energía Renovable de Shagaya. Se estima que este parque, situado al norte del país, tendrá una capacidad instalada total de 2.000 megavatios en 2030. También ha sido adjudicataria de varios contratos para desarrollar esta tecnología en Egipto. En concreto, seis plantas solares fotovoltaicas que superan los 350 megavatios y que se construirán en el denominado Complejo Fotovoltaico Benban, con una potencia total de 1,8 gigavatios.

La ingeniería gijonesa, asimismo, se encarga de proyectos relacionados con la energía eólica. Una muestra de ello es el parque que está en construcción en Omán, de 50 megavatios, por encargo de la empresa Masdar de Abu Dhabi al consorcio formado por TSK y General Electric. Supone el primer proyecto a gran escala de este tipo de tecnología en el golfo y se calcula que alimentará a 16.000 viviendas y compensará 110.000 toneladas de emisiones anuales de dióxido de carbono.

Además, TSK participa en varios proyectos en Jordania, que consolidan la presencia de la empresa en este país. Es el caso del proyecto de la terminal industrial del puerto de Aqaba, firmado por PHB Weserhütte, filial de la ingeniería asturiana. También está ejecutando varias plantas fotovoltaicas, como la de Quweira, que con 120 megavatios de potencia constituye la mayor del país, u otra de más reciente adjudicación de 50 megavatios, situada en Safawi, al norte de Jordania.

Con estos contratos, la compañía refuerza su posición en Oriente Medio y, junto con los que actualmente está ejecutando en Latinoamérica, se consolida como empresa líder en proyectos ‘llave en mano’ en el campo de las energías renovables, donde ha participado en la construcción de plantas con una potencia acumulada de más de 3.500 megavatios. Este esfuerzo innovador es clave para explicar la posición de liderazgo de TSK resumida en su competitividad.

La contratación acumulada del pasado ejercicio alcanzó de nuevo una cifra récord para la empresa, con 1.243 millones de euros, ligeramente superior a la del año anterior. La cifra de ventas en 2017 fue de 963 millones y para el ejercicio en curso la empresa –que cuenta con unos mil trabajadores– espera superar por primera vez los mil millones de euros de ventas, lo que marcará un nuevo hito en su historia.

2018-10-17T13:07:43+00:00 11-10-2018|Categories: Destacadas, Nacional, Noticias del día, Sin categoría|Tags: , |