“Cada vez es menos cierto que haga falta una energía de respaldo para las energías renovables alegando que éstas no son almacenables”, sentencia Abascal.

El secretario general técnico de Abengoa, José Domínguez Abascal, ha apostado por el aumento de la participación de forma progresiva de las energías renovables en el mix energético, con el descenso de las fósiles, y deja claro que "cada vez se necesitan menos energías de respaldo", existiendo renovables con capacidad de producción y almacenaje para 24 horas.

Domínguez Abascal ha subrayado que existe consenso en cuanto a que se camina hacia "el fin de la era del petróleo" y hacia una participación progresiva de las energías renovables. Así, apuesta por el desarrollo de tres frentes, la solar, como la "gran posibilidad"; la eólica y los biocombustibles, especialmente de segunda generación. 

"Cada vez es menos cierto que haga falta una energía de respaldo para las energías renovables alegando que éstas no son almacenables", sentencia Abascal, que recuerda que la energía solar termoeléctrica esta construyendo centrales con sales fundidas para almacenamiento y proponen alcanzar una producción de 24 horas al día. "El progreso se esta dando también en hacerlas mas gestionables y que no sea tan instantánea", añade.

Explica que esos depósitos de sal se calientan cuando hay sol para tener la capacidad de amortiguar las variaciones, un camino que ya se está recorriendo y en el que aumenta además la gestionabilidad. Así, ve probable que haya que tener alguna tecnología de respaldo, pero en pequeña cantidad, apostando por ciclos combinados de gas, "que no serían excesivamente contaminantes".

En cuanto a la eólica marina, prevé un crecimiento "bastante mayor que al de dentro de la tierra"; mientras que otras como la geotérmica o la mareomotriz constituyen energías que se centrarán en determinadas ubicaciones. "En España no tendrá una gran contribución porque no tenemos lugares para hacer cosas importantes, al tener poco oleaje, por ejemplo", indica Abascal, que añade que hay consenso en que esas energías "participaran, pero no como un gran actor en el mix".

Domínguez Abascal ha añadido que es necesario diferenciar entre la existencia de centrales nucleares y la construcción de otras nuevas. Así, subraya que tras lo sucedido en Japón se ha puesto de manifiesto que habría que aumentar las condiciones de seguridad, lo que levaría a que tuvieran "un coste excesivo". 

"Si se pusieran grandes medios de seguridad existentes a las nuevas centrales que se construyeran, el incremento de los costos la pondría en unos límites que difícilmente las haría competitivas", sentencia.

www.abengoa.es/