Sánchez Ortega consideró que “cada uno tiene que defender sus intereses”, pero recalcó que “no se puede ser prorenovables pero solo prorenovables de algunas cosas, curiosamente las que tengo yo”.

El consejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega, defendió la validez de todas las energías renovables frente a las críticas que el pasado lunes lanzó el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, contra las energía termosolar y las primas que recibe.

Sánchez Ortega consideró que "cada uno tiene que defender sus intereses", pero recalcó que "no se puede ser prorenovables pero solo prorenovables de algunas cosas, curiosamente las que tengo yo".

En unas declaraciones a la prensa con motivo del estreno de Abengoa en el mercado financiero Nasdaq, Sánchez Ortega afirmó que "el problema es que hay gente que se empeña en matar a determinadas tecnologías" antes de que llegue el momento en que compitan en costes con las fuentes convencionales de energía, ya que "saben que, una vez que llegue ese momento el camino no tiene vuelta atrás".

Calculó que a la tecnología termosolar, de la que Abengoa es pionera, le quedan aún unos 4 o 5 años de esfuerzo tecnológico y reducción de costes para tener un coste equiparable.

Sánchez Galán dijo el pasado lunes que "las termosolares y fotovoltaicas cuestan unos 5.000 millones de euros (en subvenciones) al año", pero solo producen un 5 % de la energía, una aportación sin la que "el sistema puede funcionar y nos ahorraríamos 5.000 millones".

También criticó el coste de las centrales solares, y calculó que "si se suspendiera la producción con estas tecnologías la factura podría bajar en más de un 10%".

El consejero delegado de Abengoa recordó cómo Estados Unidos, que tiene una importante producción nacional de petróleo, gas y carbón, sigue apostando por las fuentes de energía renovables como forma de reducir su dependencia energética y evitar problemas de seguridad.

También recordó que Arabia Saudí, uno de los mayores productores mundiales de petróleo, tiene un plan estratégico de energía termosolar "muy ambicioso", y se preguntó por qué un país sin petróleo ni gas como España "no debería estar teniendo un plan si cabe incluso más agresivo".

"A nivel mundial, la evolución de las renovables es absolutamente imparable, y el que no quiera ver eso es que está ciego o quiere hacerse el ciego", afirmó.

El responsable de Abengoa reconoció el "esfuerzo" de las autoridades españolas por mantener esta apuesta, "a pesar de las fuertes presiones que recibe por parte del ‘lobby’ clásico de las eléctricas".

Este debut de Abengoa en la bolsa neoyorquina comenzó pocos días después de la entrada en servicio de la gran planta termosolar de Solana que la empresa ha construido en Arizona, con una potencia de 280 megavatios, equivalente a una central de ciclo combinado.

Las sales especiales de esa central pueden almacenar calor después de la puesta de sol, por lo que la instalación genera energía durante cinco horas sin luz solar.

El mercado estadounidense supone ya un 30 % de las operaciones de Abengona, que ha invertido 7.000 millones de euros en este país, tanto en instalaciones termosolares como fotovoltaicas tradicionales, aunque también de ciclo combinado (centrales que usan gas).