ACS sopesa una eventual salida a bolsa de sus activos de energías renovables entre la opciones que bajara para desinvertir en este negocio.

ACS tiene desde hace varios ejercicios clasificados para la venta parques eólicos, de termosolar e instalaciones fotovoltaicas que suman unos 1.000 megavatios (MW) de potencia (unos 778 MW están ubicados en España), pero los cambios regulatorios realizados por el Gobierno en el sector dejaron en suspenso esta desinversión.

El grupo de construcción y servicios realizó en el ejercicio 2012 una provisión de 300 millones de euros por el deterioro de estos activos renovables, a la que sumó 200 millones más en 2013.

Una vez aprobada definitivamente la reforma energética, ACS reactivó el proceso de venta de estos activos, para los que sopesa una eventual salida a bolsa, pero no en el corto plazo.