Alucoil estrena un novedoso sistema de producción de energía eléctrica. De esta manera, la filial del grupo Alibérico pone en marcha un sistema de espejos solares fabricados con aluminio.

El funcionamiento de Almirr es idéntico al de su homólogo con espejos de cristal, captando la luz en un único punto para después convertir la energía térmica en energía eléctrica. Estos espejos han estado en pruebas durantes los dos últimos años en Almería para obtener los certificados de calidad correspondientes antes de salir al mercado.

Alfonso Barea, jefe de producto de Almirr, se mostró entusiasmado con el proyecto: "Queremos ser una alternativa clara a los espejos solares tradicionales". El directivo también explicó que, de momento, el uso de Almirr se dirige a aplicaciones más pequeñas, como empresas de disco-stirling, que requieren espejos especiales o a empresas que necesitan emplear agua caliente a una temperatura media.

Estos innovadores espejos de aluminio están preparados para interceptar al 91 por ciento de la energía recibida. Otra de sus facultades es la posibilidad de reducir hasta un 40 por ciento la inversión en termoeléctricas, ya que representan un mayor ahorro en el sector de la energía solar de concentración en costes relacionados con transporte, instalación o mantenimiento.

Por otra parte, Alucoil también ha disfrutado del apoyo de instituciones como la Secretaría de Estado de la Energía y la colaboración de la Agencia de Desarrollo de la Junta de Castilla y León (ADE).

El representante de Almirr alertó de la delicada situación que atraviesa todo el sector de las plantas termoeléctricas en España, ya que son pocos inversores los que reciben financiación: "Para que los proyectos salgan adelante, los bancos tienen que financiar a los inversores, y de momento, no parece que vayan a hacerlo en este sector, que para las entidades aún es desconocido.

Con las cosas así, la industria de las centrales termosolares estará abocada al fracaso si no se toman medidas para atraer inversores".

www.alucoil.com/