El sector de las renovables sigue muy activo pese al Covid-19. Una de las grandes empresas del sector, Cubico, fundada en mayo de 2015 por Santander, que salió al año siguiente, y los fondos de pensiones canadienses Ontario Teachers’ y PSP Investments, que permanecen en el capital, ha firmado la refinanciación de un proyecto termosolar de 50 megavatios. Se denomina Arenales y está situado en Morón de la Frontera (Sevilla). Société Générale, Crédit Agricole, CaixaBank, Export Development Canada y BNP Paribas han liderado el préstamo.

La refinanciación se completó con un préstamo verde y se produce después de la adquisición de Arenales en febrero de este año. El préstamo verde cumple con los principios de sostenibilidad Green Loan Principles y es el segundo de esta naturaleza en la cartera de Cubico, después de la refinanciación el año pasado de un portfolio eólico de 99 megavatios en Italia.

El nuevo marco regulatorio aprobado por el Gobierno a finales del año pasado es un balón de oxígeno para el sector. Supone una rentabilidad asegurada del 7,09% hasta 2025 o del 7,39% hasta 2031 para las plantas anteriores al recorte de las retribuciones de 2013 siempre y cuando se las compañías renuncien a los pleitos abiertos contra España.

Mario Méndez de Vigo, responsable de Energía, Recursos Naturales e Infraestructuras de BNP Paribas para España y Portugal, explica que las operaciones de refinanciación en activos regulados en operación se ha acelerado y que la avidez de los grandes inversores internacionales por ellos es máxima. En los nuevos proyectos, en los que la rentabilidad depende del mercado, la actividad se ha frenado por el Covid-19 debido a varios factores. “Existe el riesgo de que los proyectos en construcción no se concluyan en tiempo y forma, los procesos administrativos se están alargando y además se ha producido una caída de la demanda de electricidad”, explica.

Hay varias operaciones en marcha en el sector, como la refinanciación de Saeta Yield, propiedad del fondo de infraestructuras canadiense Brookfield, así como proyectos que tienen como accionistas a los fondos de infraestructuras de Macquarie, JPMorgan o First State. Y varios procesos de venta están activos, como el de Fotowatio o X-Elio, una compañía participada por Brookfield y KKR en la que China Three Gorges y la eléctrica de Shangái se disputan la toma 13 proyectos fotovoltaicos valorados en unos 500 millones, según Bloomberg. También ACS ha lanzado la venta de los activos de Zero-E en América Latina y México.

T-Solar, por su parte, refinanció en enero una parte de su deuda por un total de 567,8 millones de euros a través de varias emisiones de bonos y un préstamo bancario. Una vez cerrada esta operación, la compañía, perteneciente al fondo de capital riesgo I Squared, se pondrá oficialmente a la venta, coordinada por Goldman Sachs.

David Swindin, responsable de EMEA en Cubico, explica en una nota que “la financiación se completó según el calendario previsto y con unos términos excelentes por parte de nuestros prestamistas, reflejando la consideración que se tiene de Cubico en el mercado”.

Cubico fue asesorada por Hebert Smith Freehills en la parte legal y Chatham Financial en el área de instrumentos de cobertura. Los bancos fueron asesorados por Clifford Chance en la parte legal, OCA Global en la técnica, Willis Towers Watson en la de seguros y EY tanto en la parte fiscal como en la auditoría de modelo.