La nefasta reforma energética del gobierno de Rajoy y la inseguridad jurídica está provocando la destrucción del tejido industrial y el abandono de grandes empresas como E.On.

La eléctrica alemana E.ON ha contratado a Citi como asesor para la venta de sus activos en España, en una operación que permitirá reducir su exposición a los mercados del Sur de Europa. Fuentes de E.ON no quisieron realizar comentarios acerca de esta cuestión. "En E.ON estamos continuamente revisando las opciones estratégicas para optimizar todo el portfolio de nuestro grupo. No haremos comentarios adicionales sobre países, opciones o actividades concretas", señalan.

Los analistas y las entidades bancarias calculan que el valor de los activos en España puede oscilar entre 800 y 1.200 millones, en función de si se venden agrupados o por separado. El proceso de venta podría durar entre un año y un año y medio, y entre los posibles compradores podrían figurar fondos especializados en energía como ContourGlobal First Reserve y Riverstone.

El negocio de E.ON en España, donde dispone de 1.200 empleados y 3.200 megavatios (MW), se está viendo dañado por los efectos de la reforma energética emprendida por el Gobierno. La compañía cuenta con siete centrales en Andalucía, que suman unos 1.800 MW de potencia instalada. La mayoría corresponden al ciclo combinado de San Roque, uno de los más modernos de Andalucía, y a la térmica de Los Barrios. E.ON también es la propietaria de la central de Puente Nuevo, en Córdoba, de 324 MW. Asimismo, en alianza con Abengoa, desarrolló Helioenergy I y II, dos termosolares que se encuentran en Écija. También posee el parque eólico de La Victoria, en Cádiz y la planta hidroeléctrica de Giribaile, en Jaén.