Desertec, el consorcio europeo creado para impulsar las energías renovables a través de la energía solar termoeléctrica y eólica, ha decidido impulsar el poyecto termosolar tunecino TuNur.

La gran central termosolar se ha planteado en varias fases: la primera empezará en 2014 y dos años después se espera que llegue energía eléctrica a Europa a través de una nueva línea de conexión desde Túnez hasta Italia. El proyecto termosolar ha sido diseñado para reducir al mínimo las necesidades de agua "mediante el uso de un aire seco, basado en el sistema de refrigeración", según una nota hecha pública por la Fundación Desertec.

La central termosolar de 2.000 megavatios, impulsada por empresas tunecinas, cuenta con el respaldo de Desertec ya que puede servir como modelo para el desarrollo de energía termosolar y eólica y más proyectos de energía termosolar en el Sáhara".

Según Desertec, el proyecto termosolar contará con recursos locales lo que "proporciona al país la oportunidad de comenzar a construir un nuevo sector industrial, fomentar la inversión, el empleo y el desarrollo". Además la inversión favorecerá una de las áreas más empobrecidas como el sur y el interior de Túnez. En cuanto a empleos, se calcula que "el número de empleos generados directa e indirectamente sobre el período del proyecto de construcción y operación llegará a alrededor de 20.000".

Para el director de la Fundacion Desertec, Thiemo Gropp, "con este primer paso, estamos mostrando la los gobiernos del mundo, las industrias y los consumidores que lo que muchos pensaban que era ciencia ficción es realmente un hecho científico. Esperamos que ésta sea la primera de muchas más instalaciones termosolares en las regiones desérticas del mundo. "

Túnez es, como muchos países del norte de África, un escenario ideal para el desarrollo de energías renovables y la termosolar en particular, ya que el espacio disponible para las termosolares es más abundante y la radiación solar es tres veces mayor que la de Europa central. Según cálculos de Desertec, el proyecto TuNur puede producir electricidad "día y noche, suficiente para alimentar 700.000 hogares europeos"

Fethi Somrani, director general de Oilfield, empresa tunecina impulsora del proyecto, ha señalado que en un momento de grandes cambios en Túnez y en el norte de África "no podría ser más apropiado invertir en proyectos a largo plazo en esta democracia emergente". Asimismo, considera que proyectos industriales como TuNur es la forma más efectiva de crear empleo "y brindar oportunidades a la población joven de Túnez".

Por su parte, el director general de Nur Energie, Kevin Sara ha explicado las ventajas de este sistema frente a los combustibles tradicionales. "La termosolar TuNur va a ser el modelo para lo que vendrá. Estamos acostumbrados a que el transporte de combustibles no renovables como el petróleo y gas se haga a miles de kilómetros y luego quemarlos cerca de nuestras ciudades con todos los problemas de contaminación asociados y otros riesgos para las personas y el medio ambiente". Los beneficios del proyecto son innumerables, a juicio de Sara, "transmitiremos energía limpia e inagotable desde el corazón del desierto a los hogares europeos y, al mismo tiempo, trayendo empleos, desarrollo económico e ingresos por exportación a Túnez".

www.nurenergie.com

www.desertec.org