La energía termosolar ha aumentado su eficiencia impulsando la cobertura de demanda por encima del 8% en escenarios puntuales.

La energía termosolar ha aumentado su producción de energía eléctrica en 2015 hasta alcanzar una potencia generada de 5.113 GWh en el acumulado del año. Esta cifra, superior en 89 GWh al registro de 2014, permite a la energía termosolar consolidar su cuota de contribución a la cobertura de demanda eléctrica en España (en torno al 2%), según datos recogidos y presentados por Red Eléctrica de España.

El volumen de radiación solar registrado entre junio y agosto ha permitido a la industria termosolar alcanzar unas cifras históricas, contribuyendo con casi el 4% de la demanda eléctrica, que muestran la capacidad de evolución y desarrollo y el potencial de esta fuente de energía renovable. Por ejemplo, durante el mes de julio se alcanzó un récord mensual de generación de 889 GWh.
Estos registros han permitido a la termosolar cubrir demandas puntuales de energía superiores al 8% y cantidades diarias acumuladas por encima del 5%, entre los meses de mayo y septiembre.
Crecimiento sostenido en 2016
Para 2016, la energía termosolar espera mantener el proceso de consolidación y crecimiento, gracias a la fiabilidad de la tecnología desarrollada. En este sentido, las centrales con capacidad de almacenamiento (en torno a 800 MW de potencia) proporcionan electricidad en el pico de demanda de la tarde-noche, presentando una curva agrupada de generación termosolar muy similar a la curva de la demanda en nuestro país.

Record-de-producción-termosolar-1024x495

 

 

 

 

 

Protermosolar es la asociación que representa al sector español de la industria solar termoeléctrica y está integrada por cerca de 70 miembros. La tecnología termosolar, en la que España es líder a nivel internacional, ha irrumpido recientemente con fuerza en el panorama de las energías renovables a nivel mundial y es actualmente la que cuenta con mayor potencial de crecimiento por su gestionabilidad y capacidad de almacenamiento, por su elevada creación de empleo local y por su potencial de reducción de costes. La potencia instalada en España es de 2.304 MW y la contribución de las empresas españolas en los en los mercados internacionales es del 70%.