En 2010 la retribución que recibieron los productores del régimen especial eléctrico (que incluye a renovables y cogeneración) ascendió a 10.175 millones de euros.

En 2010 la retribución que recibieron los productores del régimen especial eléctrico (que incluye a renovables y cogeneración) ascendió a 10.175 millones de euros, lo que supone un aumento del 12% frente a los 9.088 millones de 2009, según la estadística sobre las ventas de energía del régimen especial, publicada por la Comisión Nacional de la Energía.

Según estos datos, que abarcan hasta diciembre de 2010, la energía eólica recibió primas por valor de 3.322 millones de euros en 2010, lo que representa un incremento del 10,8% frente a los 2.998 millones de 2009. En cuanto a la energía solar (fotovoltaica y termosolar), el año pasado su retribución se elevó a 3.071 millones de euros, que en su casi totalidad corresponden a la fotovoltaica, con lo que fue un 8% superior a la del año anterior, cuando fue de 2.841 millones.

Las primas a la hidráulica aumentaron, por su lado, un 20,7%, hasta los 517 millones de euros; las de la biomasa, un 21%, hasta 351 millones; las del tratamiento de residuos crecieron un 8,7%, hasta llegar a 512 millones; y las de los residuos disminuyeron un 6,6%, quedándose en 210 millones.

Las primas que recibieron todas las energías renovables se situaron en 7.986 millones de euros, un 10,3% por encima de los 7.235 millones del año 2009. En cuanto a la cogeneración, la retribución que recibieron los productores en 2010 fue de 2.189 millones, un 18% más que en 2009.

En el pasado ejercicio, la energía eólica cubrió un 16% de la demanda eléctrica peninsular, mientras que en el año precedente cubrió un 15% del consumo; la cogeneración cubrió en ambos ejercicios un 9% de la demanda; la energía solar cubrió un 2,56% de la misma (frente al 2,31% de 2009); y la biomasa, un 1% los dos años. En total, las energías renovables cubrieron en 2010 un 26% de la demanda, frente al 29% del año anterior; el régimen especial estuvo detrás del 34% de la demanda, frente al 31% de 2009.

Las energías renovables aportaron 8.525 millones de euros al Producto Interior Bruto (PIB) durante 2009, de los que 6.170 millones corresponden a su contribución directa y otros 2.355 millones a la indirecta, según el estudio del impacto macroeconómico de estas tecnologías en España durante 2009, presentado por Deloitte. Los beneficios de las energías renovables, como la eólica, la fotovoltaica o termosolar, se traducen en menor dependencia, menos emisiones de CO2, menos redisuos radiactivos y creación de empleo.

Ciertos sectores de la derecha más dura e ignorante utilizan las primas de las energías renovables para una campaña constante e insidiosa contra las energías renovables, ignorando sus beneficios, ya que no contaminan, no emiten CO2, son autóctonas, reducen el déficit comercial y generan empleo. Las primas se quedan en España, y son inferiores a la cantidad que se ahorra con la reducción de las importaciones de gas natural de Argelia y otros países o de hidrocarburos de la dictadura genocida de Libia, lo que duele a los propietarios de las centrales de ciclo combinado.

www.cne.es/cne/Home