La termosolar, que demandó una inversión por US$ 26 millones, cuenta con 2.620 colectores, de 15 metros cuadrados cada uno.

La termosolar, que demandó una inversión por US$ 26 millones, cuenta con 2.620 colectores, de 15 metros cuadrados cada uno, los que aportarán 54.000 MWh de energía limpia al año a los procesos productivos de la división de Codelco en la II Región.

En sus casi cinco años de funcionamiento, tres hitos han marcado al yacimiento Gabriela Mistral, la octava división de Codelco, ubicada en medio del desierto, literalmente, a 2.600 metros de altitud y 120 km al suroeste de Calama, comuna de Sierra Gorda, Segunda Región.

El primero fue su inauguración en 2008. Le siguió la incorporación de camiones autónomos —sin un conductor— y ser un yacimiento minero pionero en el país en tener una dotación de mujeres, que incluye a operadoras de grandes maquinarias.
Y desde ayer sumó un cuarto registro: la inauguración de la planta de energía termosolar más grande del mundo, en un enclave productivo.

Lo anterior fue destacado en la ceremonia de corte de cinta, con una temperatura cercana a los 25°C, por el Presidente de la República, Sebastián Piñera; los ministros de Minería y Energía, Hernán de Solminihac y Jorge Bunster, respectivamente, además de los máximos ejecutivos del yacimiento y de Codelco. No asistió Thomas Keller, presidente ejecutivo de la estatal.

El complejo Pampa Elvira Solar, que demandó una inversión por US$ 26 millones, se levanta en una superficie de 90 mil metros cuadrados, casi equivalentes a doce canchas de fútbol como la del Estadio Nacional, con 2.620 colectores solares, cada uno de 15 m2, dispuestos con la forma del logo corporativo de Codelco.

http://www.evwind.com/wp-content/uploads/2013/10/Chile-termosolar.jpg

Estos últimos cubren una superficie de 39.300 m2, un 43,6% de la planta. “Se aprovecha una energía limpia, abundante en la zona y se reafirma un compromiso con el medio ambiente”, destacó Óscar Jiménez, gerente general de la división.

Según investigaciones de las universidades de Chile y de Antofagasta, avaladas por el Ministerio de Energía, el desierto de Atacama registra la mayor radiación solar del mundo, con niveles de 7,5 KW/hora/m2.

La termosolar aportará 54 mil MW/hora/año de energía no contaminante, que equivalen al 85% del combustible de origen fósil —petróleo y sus derivados— utilizado para el funcionamiento de naves de electrobtención, o electrowinning.

Lo anterior significará para Gabriela Mistral un ahorro aproximado de US$ 7 millones por menor costo energético durante la próxima década. Esto equivale al ahorro de 250 traslados al año de combustible en grandes camiones hasta el complejo. La mayoría de ellos circulaba por la transitada vía que une Calama y San Pedro de Atacama, uno de los principales atractivos turísticos del país.

La construcción estuvo a cargo de la compañía Energía Llaima-Sunmark, de capitales daneses y chilenos. “Ajustamos más de 130 variables —en el emplazamiento— que monitoreamos en tiempo real. Ya en septiembre pudimos entregar un 99% de la energía proyectada”, explicó Ian Nelson, gerente general de la firma, tras indicar que ayer se completaron dos meses de marcha blanca del complejo.